El Chile de árbol; Uno de los abanderados mexicanos por excelencia

chile de arbol

El chile de árbol es una de las variedades de la familia capsicum annum, procede de Centroamérica y, como no, de México, una de las cunas del picante por derecho histórico. Hoy vamos a analizar, desgranar este ají y valorar lo que implica ser amante del picante retándonos a comernos uno de estos manjares picosos.

El chile de árbol es muy empleado en la gastronomía mexicana

Ya lo he dicho en varias ocasiones, México es el epicentro del picante y, con todos mis respetos al resto de países incluido el mío, debo recurrir a mis hermanos mexicanos siempre que quiera referirme a los chiles. Y más aún cuando hoy tenemos uno de sus favoritos en nuestras manos.

A diferencia del chile habanero, éste permite que se pueda introducir en muchos platos donde se busca una mayor y relativa suavidad. Y digo relativa porque el chile de árbol no es precisamente un jalapeño, sino que pica bastante más, si recurrimos a la Escala Scoville, éste se encuentra a mitad de tabla.

Es ideal para incluirlo en salsas y así reducir un poco su pungencia, de esta forma logramos mantener la esencia del propio chile sin necesidad de abrasarnos la lengua ni sufrir calores.

Características del chile de árbol y diferentes variedades

Hablamos de unos valores entre 10.000 y 30.000 SHU en la escala, es decir, un chile picante que, aunque no llega a ser incómodo, sí puede hacerlo pasar mal a los que todavía no han logrado superar un puñado de chiles jalapeños.

Si bien su origen se ubica en México, se le ha relacionado mucho con la cayena y el chile de ojo de pájaro, unas variedades que se pueden confundir y que, aún no pudiéndose confirmar, muchos aseguran que proceden de este chile.

  • Nombre: Se le denomina de árbol porque el arbusto en el que crece es relativamente alto con respecto a los demás.
  • Forma: Alargada y triangular, siendo reconocibles fácilmente.
  • Dimensiones: No superan los 10 cm de longitud, mientras que de ancho se encuentran entre 1 y 4 cm.
  • Colores: El chile es verde, pero a medida que va madurando se va tornando rojo.
  • Forma de consumo más común: Seco, con un color rojo intenso.
  • Escala Scoville: 10.000 – 30.000 SHU.
  • Terminología: Dependiendo de la región se le puede llamar: pico de pájaro, chile bravo, cola de rata o chile alfilerillo.

Cultivo y uso en la cocina

Se ha estimado que el origen del chile de árbol procede de la región de Los Altos, en Jalisco, sin embargo, su cultivo se ha extendido por muchas otras zonas de Sinaloa o Zacatecas entre otras. Después de 90 días plantado se efectúa la cosecha, con unas temperaturas entre 18 y 23 grados para conseguir la germinación.

El chile de árbol arroja unos matices ahumados con referencia también a los frutos secos como la nuez. Sin embargo, es más conocido por su picor moderado que, aunque no se sitúa en los más picantes, sí ofrece un reto para aquellos amantes de las sensaciones intensas en el paladar.

Se suele emparejar con otros chiles secos para elaborar multitud de salsas de mesa, algunas ya conocidas. Incluso en los guisos es empleado para proporcionar y potenciar un sabor sin igual.

¿Y dónde puedo comprar chile de árbol?

Normalmente, en los supermercados de tu zona seguro que incluyen un pequeño paquete con chile de árbol en polvo para poder realizar después tus salsas a tu gusto.

No products found.

Incluso en algún puesto de mercado tradicional también es probable que lo encuentres. Obviamente, si resides en México, tendrás más probabilidades de encontrarlo.