Mejillones en salsa picante; Del cielo al infierno

receta mejillones en salsa picante

Pienso seguir haciendo hincapié de la maravilla que supone preparar unos buenos entrantes antes del plato principal. Si el otro día fueron las almejas con salsa marinera picante, hoy tengo el gusto de presentarte a uno de sus primos más cercanos; los mejillones en salsa picante que harán que termines chupándote los dedos como siempre.

El picante, como principal ingrediente en esta super receta

Independientemente del exquisito sabor que ofrecen unos buenos mejillones cocinados, o cualquier otro molusco fresco, éstos dejarían de ser perfectos si no fuera porque a la receta le añadimos ese toque especial, esa magia que hace y permite que apasionados del picante como nosotros sigamos sonriendo cada mañana.

¡Efectivamente! Hablo de pimientas, guindillas, chiles, ajíes o pimientos. Llámalos cómo quieras, pero nunca te olvides de hacerlos presentes en cada una de tus recetas. Aportan vida, salud y un toque tan especial que es capaz de convertir cualquier plato.

picante para salsa mejillones

Quizá te interese un picadito de chile habanero, o uno de chile serrano, pero no te excedas. Estos chiles pican tanto que podrían destruir la esencia del mejillón, además de la lengua.

Los mejillones dan un juego brutal en cada receta

Existen muchas variedades sobre esta receta, al igual que ingredientes para ir añadiendo y completando el plato. Sin embargo, yo me quedaré con una, aunque según vayamos avanzando iré mostrándote alternativas que bien podrías poner en práctica con estos mejillones.

Lo primero; compra siempre mejillones de calidad, no esperes hacer una obra de arte con piezas poco frescas o procesadas y ultracongeladas. Este entrante requiere que vayamos a la pescadería de nuestro supermercado o al mercado más cercano. ¡Será que no se nota la diferencia!

mejillones de calidad

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS:

  • 1 Kg de mejillones.
  • 1 tomate.
  • 1 Lata de tomate frito.
  • Vino blanco.
  • cilantro fresco.
  • 2 guindillas. Aquí añade el chile que más te apetezca y guste, bien picadito y libre de venas y semillas.
  • 1 diente de ajo bien picado.

Como puedes ver, esta salsa picante partirá de una base de tomate frito, pero no necesariamente tienes que incluirlo si no te gusta. El tomate es opcional, aunque restarás color a tu salsa. Puedes añadir un chorrito de aceite de oliva, pimentón e incluso una cebolla picada.

Cómo preparar la receta de mejillones en salsa picante

Para poder comenzar con nuestra receta debemos tener los mejillones completamente limpios, es decir, fuera los restos adheridos a las cáscaras, incluidas también las barbas de éstos.

Ahora cogemos los mejillones y los disponemos en una sartén al fuego con un chorrito de vino blanco, para que así vayan abriéndose lentamente. No te olvides de usar tapa, así se abrirán mejor. ¡Y no tires los líquidos de cocción! Pues los usaremos más adelante.

mejillones hervir

Ahora cogemos un cazo a parte y añadimos nuestro tomate frito, un chorrito de vino blanco, otro de los líquidos que soltaron los mejillones en la cazuela y mezclamos todo hasta que llegue a ebullición. Entonces esperamos unos 4-5 minutos para que reduzca y añadimos las especias que teníamos previstas, en mi caso, las guindillas.

El tomate entero tiene su utilidad: Las salsas a veces nos gustan con tropezones, por eso cogeremos este tomate y lo picaremos en taquitos, echándolos también al cazo.

Teniendo ya todo en el cazo, solo nos queda echar los mejillones. (Opcional) – No te olvides de eliminar la concha vacía, que quede el mejillón al aire. De esta forma cuando los mezclemos con la salsa picante ésta impregnará completamente el mejillón, aportando más sabor y consistencia. Espolvoreamos un poco con cilantro y dejamos unos minutillos que cueza todo.

receta mejillones

¡Listo! ¿Has visto qué sencillo? Una receta rápida, picante y con mucho juego.

Tendremos unos mejillones en salsa picante dignos de concurso. Ahora bien, no te olvides de presentarlos en la mesa con una buena cantidad de pan, si puede ser casero, mejor.

Te garantizo que más de media barra terminará mojando la salsa y tus dedos. Los mejillones son uno de los platos estrella en la cocina mediterránea, por eso cuando le añadimos matices picantes se convierte en un gancho ideal para sorprender a tus invitados.